.2o12.

por ag0nistika

Tengo la sensación de que ha sido uno de los años más largos de mi vida. Quizás porque han pasado millones de cosas, lugares, personas, animales y sensaciones por este planeta que hace llamarse cerebro. Muchas arañas han repetido su tela. Pero esta vez yo dejé de limpiarme y me volví un poco gris. Deje de creer un poco en todo. Odié la política más que nunca, la gente, obligaciones, incertidumbres y desajustes. Corté casi todos mis hilos y con los que sobraron me envolví escondiéndome como un ovillo haciendo lo que más me gusta, mirar al mar. Por suerte empecé a sentirme un poco apretada y decidí salir. Resulta que ya no necesito repetir los rituales de la felicidad. Estoy segura de que el botón de automático sigue apretado por siempre. Me sorprenden todavía las emociones, así que sigo sin querer parar a descansar. Estoy repleta de sonrientes secretos que tientan aparecer en mis versos pero aun se quedan a madurar. Estoy completa de aire fresco, tornados, vapores, colores ahumados, relámpagos y lluvias, de verdadero sol. De millones de estrellas intermitentes. Y la luna, la luna siempre está.
Anuncios