Yo

por ag0nistika

La luna siempre vuelve. Un día soñé que paseaba por un pueblo inundado y a la noche ella se hacía gigante. Este viernes estuvo gigante y yo supe que tenía que volver a sonreir. A veces me escribo sobre mi un poema, me asigno cualquier papel de corazón roto. Me obligo a ser una amante de la vida, una antipoeta desprevenida, un alma libre engañada. A veces me obligo a seguir caminos sucios de realidad. A hacer las cosas como yo un día pensé que quería hacerlas. Recuerdo en la adolescencia pensar cómo sería a los 25 años y todo ha cambiado menos mi papel. Y mi pelo. Estoy cansada de soñar lo imposible, de amar lo que no ama, de esperar lo que no quiere ser. De este humilde alrededor al que sin querer confesé todo lo que iba a ser y ahora se relaja en la ignorancia de que yo un día vi volver a la luna.

Anuncios